Lence cerró el 2020 con una facturación de más de 139 millones y un crecimiento de su plantilla de un 6%

• La compañía láctea mantuvo su compromiso con los ganaderos gallegos, tanto en recogida de leche como en precio, del mismo modo que lo hizo con el empleo, incrementando personal en plena pandemia

• Destinó casi dos millones de euros a inversiones para la adquisición de equipos innovadores dirigidos a mejorar la capacidad productiva de las factorías y al desarrollo de nuevos productos

• A cierre de ejercicio, los resultados del grupo lácteo reflejaron una disminución en la facturación, originada, principalmente, por la caída abrupta del Canal Horeca durante prácticamente todo el 2020

• En el primer semestre de 2021 se han alcanzado ya cifras de venta similares a 2019

El Grupo Lence cerró el año 2020 con una facturación de 139,2 millones de euros y un Ebdita de 0,5 millones, cifras por debajo de lo previsto a inicio de año cuando no se vislumbraba la crisis generada por la pandemia. Pese a ello, el comportamiento del grupo se ha mantenido “en cierta medida equilibrado” en palabras de su CEO, Carmen Lence, quien ha destacado a su vez el fuerte compromiso de la plantilla en esta situación tan compleja y el de la compañía con el sector y el empleo.

Al igual que otras empresas del sector de alimentación, la principal causa de la disminución en la facturación de la compañía se debe a la caída abrupta del canal Horeca, que ha significado en el caso de Lence una reducción de la facturación de más de 3 millones de euros por la situación de cierre vivida por el sector turismo y hostelero durante más de medio año. Ello impidió a la compañía ejecutar los planes de expansión comercial y crecimiento que tenía para el año 2020.

Para este ejercicio, y a pesar de que la previsión con respecto a la pandemia no es del todo optimista, los datos económicos han mejorado respecto al año precedente y la evolución se prevé al alza pese al contexto del canal Horeca que, según los diferentes indicadores, tardará todavía en recuperar los datos prepandemia. Así, en el primer semestre de 2021 se han igualado los datos de venta de 2019, gracias al gran crecimiento en la alimentación moderna y en el canal distribución.

Producción y calidad

En un año 2020 en el que se acusó una bajada de precios a nivel europeo, el grupo Lence -a través de sus diferentes marcas- mantuvo su compromiso con el rural gallego, concretamente con las explotaciones agrarias a las que siguió recogiendo la totalidad de la leche al precio establecido pese a la reducción del mercado, pagando un precio que se sitúan por encima de la media de Galicia.

Durante el 2020, el grupo procesó un total de 222 millones de litros de leche, procedentes de las 435 explotaciones agrarias familiares proveedoras, que se destinaron al mercado nacional y al internacional, con dos nuevas incorporaciones (China y Guinea Ecuatorial), llegando así a tener presencia en siete países.

Durante el pasado ejercicio, se desarrolló el lanzamiento de cuatro productos y la puesta en marcha de envases sostenibles en Leyma, al que se han sumado en este primer semestre los de la marca Rio de Galicia. Un camino de innovación y sostenibilidad que se mantendrá en este año en el que ya se ha puesto en el mercado la leche de pastoreo, a la que seguirá en estas semanas la leche ultrafiltrada y, a las que, se sumarán novedades tras el verano.

En materia de empleo, desde la compañía se ha mantenido el impulso en la creación de puestos de trabajo, con un incremento neto de un 6%, una evolución al alza en lo que llevamos de 2021.

Por otro lado, destaca la inversión de casi dos millones de euros destinados a la adquisición de nuevos equipos para la mejora de la capacidad productiva de las factorías y la puesta en marcha de nuevas aplicaciones y herramientas destinadas al desarrollo de producto.

Objetivos 2021

Además de mejorar las cifras de venta de la compañía, el 2021 marca un cambio estratégico con una planificación donde sostenibilidad, innovación y ampliación de mercado a nivel nacional e internacional son los principales ejes.

En este sentido, la apuesta por envases sostenibles, con menos plástico, de fácil reciclaje y con menor huella de carbono es solo una parte del camino emprendido por la compañía para avanzar en la economía circular. Ejemplo de ello es también el proyecto Riazor que presentado, conjuntamente, con las compañías Norvento y Agroamb y que tiene como objetivo de gestionar los residuos agroalimentarios para producir biogás.

El esfuerzo inversor continuará, para lo que se prevén más de 3 millones de euros en nueva maquinaria industrial, nuevos procesos y el desarrollo de nuevos productos con un fuerte componente de innovación.

Sobre LENCE

LENCE, con sede en Lugo, tiene su principal área de actividad en la industria de alimentación, comercializando productos lácteos a través de varias marcas propias, entre ellas Leyma y Rio de Galicia. Cuenta para ellos con tres plantas de producción y actualmente LENCE trabaja diariamente con 435 explotaciones ganaderas del rural gallego, el 75% de un tamaño mediano y pequeño. Compra y transforma toda su producción en Galicia, siendo la tercera por volumen de recogida de leche en la comunidad lo que la convierte en una empresa clave para el sector lácteo gallego.